comunicación en familia

Este mes en el blog de Casas Rurales de Vicorto queremos hablar de uno de los temas que más preocupan en la familia. La falta de momentos de diálogo nutritivo entre los miembros que componen una unidad familiar ¿Cuánto tiempo hace que no hablas con tus hijos? ¿Sabes cómo fomentar el diálogo?

El estrés, la falta de tiempo, las nuevas tecnologías…Muchos son los escollos que el diálogo en una familia encuentra todos los días. Si bien cuando los más pequeños de la casa tienen edades comprendidas entre los 0 y los 10 años es más fácil conseguir fomentar el diálogo en casa, a partir de los 11 años es necesario trabajar con rutinas que fomenten los momentos de intimidad familiar. Fomentar esa rutina como algo intrínseco en la familia nos ayudará a superar los escollos propios de cada edad y conseguir que las charlas entre padres e hijos, o entre los propios hermanos se mantengan en el tiempo.

¿Cuáles son los principales enemigos del diálogo en un hogar?

1-. Falta de tiempo. Pasar gran parte del día separados

Los trabajos, las obligaciones académicas, los hobbies, los amigos, etc… El día sólo tiene 24 horas y muchas veces, para cuando una persona se sienta en el sofá a descansar, está tan fatigado que no le apetece establecer conversación ni empatizar con nadie.

2-. La adicción a las nuevas tecnologías: El síndrome del ‘Smartphone en la mano todo el día’

El ser humano tiene la oportunidad única en la historia de estar ‘hiper-conectado’ y como seres sociales que somos, no la dejamos escapar. Eso sí, la tendencia a estar conectado con el exterior pero aislado del seno de la familia es cada vez mayor, por lo que trabajar límites desde la edad temprana es la única barrera posible ante la avalancha digital.

comunicacion en familia

3-. La falta de temas en común.

Si entre los miembros de la familia no hay confianza, no hay temas de conversación y sin conversación no se puede establecer un diálogo. Hay que realizar el esfuerzo de escuchar a los otros miembros de la familia, su día a día, planes, sueños, problemas e inquietudes para no llegar a la fase de ‘No tengo nada de lo que hablarle’.

4-. Juzgar en exceso los pensamientos de los miembros de la familia.

Es el principal error de los padres. En un hogar, no se puede fomentar el diálogo si detrás de cada frase va a haber una riña, una valoración o directamente una sentencia. Escuchar y aceptar ciertos comportamientos del resto de los miembros de la familia, al menos a priori, dejándoles explicar las razones de dichos comportamientos es la única puerta posible al diálogo. No lo dudes, las personas necesitan expresarse. Si no se expresan en casa, lo harán con otras personas.

¿Cómo podemos solventarlos?

family-1153129_1920

Está claro que el actual ritmo de vida en el que la mayoría de los miembros de la unidad familiar trabajan, estudian o realizan sus tareas productivas no deja mucho margen para el diálogo si no se busca. Y es precisamente esa búsqueda la que diferencia a las familias que hablan entre ellas y tienen cosas que contarse y aquellas que se perdieron en el anonimato del día a día. Si entre semana no se puede contar quizá con demasiado tiempo más allá de comidas o cenas en común con toda la familia al completo, será durante los fines de semana o alguno una vez al trimestre donde podemos fomentar las relaciones familiares con salidas fuera de casa para que en un escenario neutro se fomenten los lazos familiares.

Realizar una excursión familiar al mes, en la que queden claras las reglas del juego es una actividad que nutre no sólo las relaciones entre familiares, sino el autoestima de todos los miembros de la familia. ¿Cuáles son las reglas a seguir? Muy sencillo:

1-. Pueden venir, amigos o parejas. (Hay que fomentar la convivencia al completo).

2-. Nada de móviles, ni ordenadores, tablets ni videojuegos en un 90% del tiempo.

3-. Habrá que buscar un lugar que tenga dos escenarios importantes: Una casa en la que poder hablar, comer y cenar con espacios cómodos suficientes que fomenten el diálogo y actividades en familia como los concursos o la cocina.

4-. Ese lugar debe tener salidas al aire libre para hacer excursiones andando que fomenten el diálogo entre los miembros de la familia por separado o todos juntos.

5-. Cada vez lo organizará un miembro de la familia (en el caso en el que haya varios miembros mayores de edad).

¿No crees que os vendría bien? Ven a Casas Rurales de Vicorto y fomenta el diálogo familiar.